Inteligencia Artificial impulsará en 2030 el PIB mundial en un 14%

La economía mundial crecerá un 14 por ciento en 2030 como consecuencia de los efectos de la Inteligencia Artificial. Ésta es una de las principales conclusiones del estudio Sizing the prize. What is the real value of AI for your business and how can you capitalize, realizado por PwC. Se trata del primero de una serie de informes que tienen como objetivo analizar su impacto en las grandes áreas económicas del planeta y en ocho grandes sectores de actividad.

En términos absolutos, la Inteligencia Artificial provocará un incremento adicional del PIB mundial ese año de 15,7 billones de dólares, de los cuales 6,6 billones (42 por ciento) se generarán como consecuencia del incremento de la productividad y 9,1 billones por los efectos en el consumo.

El documento estima que el principal impacto sobre la economía mundial vendrá de tres factores fundamentales:

#1 Las ganancias de productividad para las empresas como consecuencia de la automatización de procesos.

#2 Los incrementos de productividad debido al incremento la fuerza laboral de las compañías con las tecnologías de inteligencia artificial.

#3 El aumento del consumo como consecuencia de la existencia de productos y servicios de mucha mayor calidad y más personalizados.

Se prevé que Norteamérica y China sean las regiones más beneficiadas en términos de crecimiento adicional de la actividad, con un 14,5 y 26,1 por ciento, respectivamente;sin embargo Europa y Asia también obtendrán ganancias considerables. En Europa del Sur, por ejemplo, se traducirá en un PIB un 11,5 por ciento mayor.

“Ningún negocio o sector será inmune a los efectos de la Inteligencia Artificial. Su impacto en la productividad será muy significativo y, en muchos casos, tendrá carácter disruptivo”, opinó Carlos Severino, socio responsable de PwC Digital.

El estudio incluye un índice que analiza el impacto potencial de la Inteligencia Artificial en el consumo en ocho sectores. Entre todos ellos, los de salud y automoción son en los que, en principio, la IA podría tener un mayor efecto tanto porque permitirá un mayor grado de personalización de los productos como en términos de ahorro de tiempo, utilidad y de acceso a datos.

El informe concluye que la adopción de tecnologías de Inteligencia Artificial va a significar, probablemente, la desaparición de aquellos puestos de trabajo que puedan ser redundantes, pero también va a suponer la creación de otros, como consecuencia de los aumentos de productividad y de las nuevas demandas de los consumidores. A un nuevo perfil de trabajadores, creativos y centrados en desarrollar y determinar la mejor forma de aplicar la inteligencia artificial, se unirá otra clase de empleos relacionados con el mantenimiento, el funcionamiento y la regulación de estas tecnologías emergentes. Por ejemplo, para gestionar la circulación de los vehículos autónomos en las carreteras será necesaria una figura equivalente a la del controlador aéreo.

Fuente: IT User

Leave A Comment