Musk y Putin: quien domine la Inteligencia Artificial, gobernará el mundo

Artículo de Gregory C. Allen investigador adjunto del Center for a New American Security. En julio de 2017, su informe “Inteligencia Artificial y Seguridad Nacional” fue publicado por el Centro Belfer de Ciencias y Asuntos Internacionales de Harvard.

El 1 de septiembre, un millón de escolares rusos vieron un discurso televisado del presidente ruso, Vladimir Putin en el que afirmaba lo siguiente:

“La inteligencia artificial es el futuro, no solo de Rusia, sino de toda la humanidad. Quien lidere esta esfera gobernará el mundo”.

El CEO de SpaceX y Tesla Elon Musk, después de ver los comentarios de Putin, tuiteó:

“La competencia por la superioridad en la Inteligencia Artificial (IA) a nivel nacional será la causa más probable de la Tercera Guerra Mundial”.

Aunque esta es la primera vez que un jefe de Estado lo dice con todas sus letras, las opiniones de Putin sobre la IA son cada vez más compartidas por los responsables de la seguridad nacional en Estados Unidos, China y todo el mundo.

Gregory C. Allen escribió en un informe publicado por el Belfer Center for Science and International Affairs de Harvard, que es posible que la investigación en IA produzca una revolución en la tecnología militar equiparable a la invención de las aeronaves y de las armas nucleares.

En otras palabras, Musk tendría razón: cada país está buscando la superioridad en la IA y esta búsqueda trae nuevos riesgos.

Pero a pesar de los ambiciosos objetivos de Putin, es poco probable que la búsqueda rusa del dominio en el campo de la inteligencia artificial llegue en forma de avances tecnológicos. Tanto Estados Unidos como China poseen industrias tecnológicas digitales más grandes, más sofisticadas y de mayor crecimiento que las de Rusia.

Con todo, Rusia podría ser un líder en la militarización de la IA mientras persigue su gran estrategia, que es poner fin a la hegemonía estadounidense en el sistema internacional y restablecer la influencia rusa sobre la antigua región soviética.

Rusia nunca ha sido líder en la tecnología de Internet, sin embargo, el país ha construido una fuerza grande y competente de hackers cibernéticos que derribaron una parte sustancial de la red eléctrica ucraniana, penetraron instalaciones nucleares estadounidenses y sembraron el caos en las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2016.

De hecho, incluso antes de los comentarios de Putin, el comportamiento de Rusia demostró una profunda comprensión del empoderamiento que la IA podría dar a ejércitos y agencias de inteligencia, especialmente a aquellos dispuestos a romper con las leyes y normas internacionales.

En los últimos cinco años, Rusia ha estado invirtiendo agresivamente en robótica militar y sistemas no tripulados, y ha probado estos sistemas en los conflictos de Rusia en Ucrania y Siria.

Hoy, los robots y los drones militares rusos son operados remotamente, pero en el futuro Rusia planea desplegar “complejos robóticos inteligentes”, lo que significa unidades militares robóticas impulsadas por sistemas IA que pueden actuar sin necesidad de un operador humano. El Comité ruso de la Industria Militar ha aprobado un plan para el año en el que el 30 por ciento del poder de combate de Rusia consistirá en plataformas robóticas totalmente controladas a distancia y por inteligencia artificial.

IA en Rusia: para reforzar espionaje y propaganda 

Fuera del campo de batalla, Rusia espera usar la IA para reforzar su espionaje y propaganda. Las agencias de inteligencia rusas ya emplean a miles de personas que trabajan día y noche para crear falsos artículos de noticias y publicaciones en las redes sociales. Decenas de millones de “bots” que pretenden ser personas reales en las redes sociales publican estos mensajes de propaganda en Rusia y en el extranjero.

Los investigadores del Proyecto de Investigación de la Propaganda Informática en el Oxford Internet Institute descubrieron que casi la mitad de todas las cuentas de Twitter que comentan sobre la política rusa son bots.

Según el testimonio que dio ante el Congreso el exagente especial del FBI Clint Watts, los bots rusos ya han demostrado ser expertos en sembrar noticias falsas en los medios estadounidenses e influir en los precios de las acciones de las compañías estadounidenses.

Estados Unidos, líder en IA

Estados Unidos sigue a la delantera tanto en IA como en las tecnologías robóticas, aunque ese liderazgo se ha reducido en los últimos 10 años. Aún así, el país ha mostrado admirable autocontrol y cautela. En las recientes noticias que recogían la petición de prohibir los llamados “robots asesinos”, pocos repararon en que el Departamento de Defensa de Estados Unidos renovó recientemente una política que prohíbe que un arma autónoma decida si usar fuerza letal.

¿Aprobaría Rusia esa política? Es dudoso. Putin sabe que es improbable que su país gobierne el mundo liderando el progreso tecnológico de la inteligencia artificial, por tanto Rusia simplemente tendrá que ser líder en otro aspecto: en la crueldad de su aplicación.

Fuente: Expansión

Leave A Comment